4 consejos para retener más y mejor la información

¡Síguenos en nuestras redes sociales, consigue recursos exclusivos, participa en sorteos y entérate de las últimas novedades de la web!

¿Te ha gustado este artículo? ¡Dale a like y díselo a todo el mundo!

La Universidad de Harvard es una de las instituciones de enseñanza superior más reconocidas en todo el mundo. En su estudio acerca de varios métodos de aprendizaje presenta las que consideran como “mejores técnicas para retener los datos más importantes en el momento de estudiar”. Este estudio se ha publicado en el libro Make It Stick: the Science of Succesful Learning. ¿Qué aconsejan los eruditos de Harvard?

Primeramente, debemos ser conscientes de la imposibilidad de determinar una técnica de estudio infalible. No obstante, existen métodos o consejos que funcionan en la mayoría de personas. Muchas personas se basan en leer y releer, leer y repetir o hacer esquemas sin parar. El objetivo de este artículo es iluminar a los estudiantes y docentes con cuatro consejos enunciados por la famosa universidad estadounidense.

1. Haz tus apuntes a la vieja usanza.

Eso es, saca papel y bolígrafo. Apártate de cualquier dispositivo electrónico y ponte manos a la obra. Según los investigadores, hacer los apuntes a mano mejora la retención de ideas y la mente se ve obligada a concentrarse en mayor medida en lo que estamos haciendo. Además, las continuas notificaciones emergentes de los dispositivos móviles, tablets u ordenadores son una gran fuente de distracción.

2. Evita releer.

No pierdas el tiempo, lee una vez el texto y trata de recordar los puntos más importantes. Todo aquello que has recordado gracias a tu esfuerzo será difícil de olvidar y podrás centrarte en lo que es más relevante para posteriormente continuar ampliando información.

3. Planifica tus descansos.

Estudiar durante muchas horas exige un rendimiento al cerebro que implica unos tiempos de recuperación. Recuerda que el cerebro no deja de ser un músculo más. Planifica estratégicamente el tiempo de descanso, ya sea midiendo el tiempo o en base al contenido que debes estudiar. Descansa tu mente y recarga energía.

4. Alterna las materias.

Contrariamente a lo que se piensa, lejos de desconcentrarnos, variar la naturaleza de las materias que estudiamos puede ayudar a nuestro rendimiento. Alternar las asignaturas es beneficioso para el cerebro y facilita la retención de información. No obstante y como siempre, es necesaria cierta organización para no mezclar contenidos y que el paso de una asignatura a otra sea óptimo. Puedes servirte de aplicaciones que te ayudan en esta tarea como Google Calendar.

 ¿Y ahora? ¡Nunca dejes de aprender! Como ya hemos comentado en artículos anteriores, el cerebro requiere un entrenamiento constante para poder aprovechar las ventajas de su desarrollo. El entrenamiento cognitivo tiene beneficios palpables en niños, adultos y ancianos.

Estamos seguros de que algunos de vosotros ya conocíais o practicabais vuestro aprendizaje con estos consejos, ¿añadiríais alguno más a las recomendaciones de Harvard? ¡Os leemos!

 

cohete docentes decentes