Las nuevas tendencias educativas tras la pandemia

¡Síguenos en nuestras redes sociales, consigue recursos exclusivos, participa en sorteos y entérate de las últimas novedades de la web!

¿Te ha gustado este artículo? ¡Dale a like y díselo a todo el mundo!

Según UNICEF, 168 millones de niños en todo el mundo aún no han podido regresar a las escuelas a causa de la pandemia. El desarrollo de la educación ha sufrido un duro golpe del que se estima que podremos recuperarnos poco a poco en un futuro no muy lejano. Pero, ¿hacia dónde se dirige la educación en esta nueva realidad?

Muchas escuelas han podido reanudar las clases presenciales, pero esto no ha evitado que durante el año pasado se hayan agravado las desigualdades educativas. La educación telemática es ahora una herramienta más para los docentes, pero no todos los alumnos han tenido o tienen acceso a ella.

La brecha educativa entre los centros y los hogares

El estudio bajo el nombre “Desigualdades de aprendizaje en confinamiento” realizado por la Universidad de Barcelona ha desvelado como las diferencias en educación se han incrementado de forma importante. Algunos factores son la situación económica del alumnado, la brecha digital entre algunos hogares, la respuesta de los centros educativos y la atención recibida por los alumnos y alumnas de dichos centros.

No obstante, conforme mejora la situación sanitaria, también lo hace la educación. Por ello, veremos a continuación algunas de las tendencias que se presentan como el futuro de la docencia, tratando de arrojar luz a la situación actual.

Las nuevas tendencias educativas

Fuentes especializadas en educación como Educaweb, afirman que el futuro estará lleno de relaciones laborales más simples y breves que las existentes en la actualidad. “Se estima que en 2030 la mitad de la fuerza laboral estará formada por trabajadores freelance.” Esto implica que los centros educativos deban preparar de una forma diferente a los alumnos, enfocándose en la realización de proyectos concretos.

Por el contrario, el resultado puede ser farragoso: Una alta competitividad entre los alumnos que si bien puede ser sana y motivadora, también puede complicar el ambiente en el aula y el desarrollo de algunos alumnos.

La necesidad de presentar títulos y credenciales para ser valorado está llegando a su fin. Esto beneficia a aquellos estudiantes con menores posibilidades económicas que además, como ya hemos mencionado antes, hayan podido sufrir los efectos más negativos de la pandemia.

También se comienza a percibir un aumento de la importancia de la productividad. La aplicación de este concepto empieza a interesar en la educación desde edades tempranas. Las empresas quieren resultados medibles, impactos cuantificables y un personal con formaciones prácticas y útiles.

Por último, cabe desatacar el auge de la implementación de la tecnología en el aula. Este hecho ha sido impulsado por la crisis sanitaria, la cual ha forzado a los docentes a buscar nuevos métodos tanto de enseñanza como de evaluación. Aquí, han salido a la luz metodologías poco utilizadas como el microlearning, programas en formato bootcamps, la clase invertida, video-learning… Todas ellas debidamente adaptadas a las necesidades y el nivel de cada alumno.

Como profesionales del sector educativo, somos optimistas en la recuperación de los centros y el desarrollo del alumnado. No obstante, también queremos hacer hincapié en la importancia de continuar con la educación en casa, ahora más que nunca. El aprendizaje informal en los hogares puede marcar la diferencia y beneficiar enormemente a los niños. ¿Te has quedado sin ideas? Echa un ojo a nuestras propuestas y consúltanos si lo necesitas. ¿Cuál ha sido tu actividad estrella durante los meses de confinamiento? ¡Te leemos!

cohete docentes decentes