Descubre el "microlearning" para aprender cuando y donde quieras.

¡Síguenos en nuestras redes sociales, consigue recursos exclusivos, participa en sorteos y entérate de las últimas novedades de la web!

¿Te ha gustado este artículo? ¡Dale a like y díselo a todo el mundo!

El Microlearning o Microaprendizaje es una técnica basada en la fragmentación de los contenidos que, muchos de nosotros, realizamos de forma inconsciente. Esta forma de aprender se adapta al ritmo frenético de la sociedad actual, tal y como señala el psicopedagogo y formador Juan Morata.

El desarrollo tecnológico ha dado paso a las redes sociales, y estas son un claro ejemplo de plataformas de Microlearning. Twitter, Instagram o Facebook nos presentan información estructurada en pequeñas dosis de una forma visual y dinámica. Vídeos, fotografías, infografías o podcasts son algunos de los formatos preferidos en estas redes.

¿Cómo poner en práctica el Microlearning en el aula?

Para esto, es necesario contar con otras características además de la brevedad del contenido. La accesibilidad es una de ellas. Este concepto se refiere a la capacidad de un sitio web para estar visible correctamente en diferentes dispositivos, con conexiones de red variables y adaptaciones a las posibles limitaciones físicas o psicológicas del visitante. Por tanto, los recursos web que empleemos como docentes deben estar disponibles fuera del aula y para todos nuestros alumnos.

Además, los formatos deben ser variables: fotografías, infografías, vídeos, preguntas, contenido interactivo, podcasts, presentaciones… Cualquier método dinámico conseguirá captar la atención del alumno y transmitir conocimientos de forma exitosa.

Distanciándonos de un método de aprendizaje puramente memorístico, potenciamos el consumo de información al gusto del alumno. Y aunque, como ya tratamos en una entrada anterior, la memorización es necesaria para que se dé el aprendizaje, este método ayuda a los alumnos a aprender casi sin darse cuenta.

Gracias al Microlearning, la información se vuelve flexible, accesible y atractiva, además de estar al alcance de la mano del alumno. El registro de la actividad del alumno también permite conocer los campos en los que necesita refuerzo o una mayor repetición. Como docentes, esto será de gran ayuda a la hora de gestionar las dificultades de cada uno de nuestros alumnos de forma personal e individualizada.

Sin duda, la puesta en marcha de técnicas como el Microlearning y su combinación con otros métodos de enseñanza tradicionales y nuevos, es más que positiva. No obstante, tras probar nuevas estrategias, debemos implementar en el aula lo que nos funciona.

Ahora que ya conoces el Microlearning, ¿lo pones en práctica a menudo? ¿Crees que sería beneficioso para tu alumnado?

cohete docentes decentes