Los beneficios de aprender con manualidades

¡Síguenos en nuestras redes sociales, consigue recursos exclusivos, participa en sorteos y entérate de las últimas novedades de la web!

¿Te ha gustado este artículo? ¡Dale a like y díselo a todo el mundo!

La educación también se adapta a la nueva normalidad. Pasar tiempo en casa se ha vuelto un acto de responsabilidad, pero los más pequeños no tienen por qué ver afectado su aprendizaje. Con pocos recursos, podemos llevar a cabo actividades en casa que sean lúdicas y educativas a partes iguales.

Después de más de un año con una situación sanitaria complicada, la creatividad comienza a escasear. No obstante, existen muchos recursos en internet que pueden convertir tu salón en un parque de juegos educativos. Ahora bien, ¿realmente merecen la pena estas actividades?

Aprender con las manos

Trabajar con las manos estimula la creatividad de los niños, además hace volar su imaginación.

El cerebro es un órgano complejo y estamos acostumbrados a entrenar las partes que dominan la lógica y el razonamiento, nuestro hemisferio izquierdo. Las labores handmade entrenan el hemisferio derecho relacionado con la expresión no verbal, las emociones y la visión espacial. Estudios como el publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) revelan la importancia que posee este hemisferio en la comprensión del lenguaje en caso de que el otro haya sufrido daños.

Es decir, las tareas de comprensión de oraciones son labor del hemisferio izquierdo, pero los más pequeños son capaces de compensar posibles lesiones neuronales con la activación de la parte derecha del cerebro.

Además, las actividades manuales mejoran la psicomotricidad involucrando el movimiento de las manos y necesitando una coordinación de todos los sentidos. Recortar, moldear, dibujar… Todo ello implica concentración y agilidad mental. Tanto es así, que las actividades artísticas son capaces de calmar el estrés de los más pequeños.

Desarrollarse con las manos

Cada niño es único, y cada pieza que elaboren también lo será. Podemos guiar las actividades, pero el artífice siempre será el alumno. Esto, unido a la posibilidad de ofrecer lo construido como un regalo, mejorará la autoestima del pequeño artista.

No solo podemos enseñar y entretener, sino también trabajar su capacidad para sociabilizar. Expresar emociones a través de sus manos y colaborar en creaciones en grupo son otros de los beneficios que aseguran este tipo de labores.

Si bien es cierto que actualmente las medidas sanitarias de la nueva normalidad impiden cierto grado de sociabilización, podemos trabajar las capacidades sociales y la inteligencia emocional a través de otras vías. En un aula llena de recursos es más sencillo, pero eso no quiere decir que en casa sea imposible continuar con la labor de los docentes. Recuerda que el aprendizaje en pequeñas dosis y la estimulación de la creatividad es posible y sencilla gracias a técnicas como el microlearning.

Y tú, ¿qué actividades has realizado en casa durante estos meses?

 

 

cohete docentes decentes