Los beneficios del entrenamiento cognitivo

¡Síguenos en nuestras redes sociales, consigue recursos exclusivos, participa en sorteos y entérate de las últimas novedades de la web!

¿Te ha gustado este artículo? ¡Dale a like y díselo a todo el mundo!

Según Nazaret Horche, maestra de Educación Primaria con un máster en Neuropsicología, el entrenamiento cognitivo es el conjunto de actividades que activan y fortalecen la habilidad mental de las personas. Además, el resultado asegura una indudable mejora en su desempeño cognitivo.

El cerebro es un órgano insaciable en constante desarrollo. No obstante, la falta de estimulación del mismo puede hacer que ciertos mecanismos se deterioren. Según un informe del INE (Instituto Nacional de Estadística), si continúan las tendencias demográficas actuales, la población seguirá envejeciendo en los próximos años. Actualmente, un 18,7% de la población tiene más de 65 años. El estudio determina que en 2031 las personas de esta edad conformarían un 25,6% de la población y un 34,6% en 2066.

Teniendo en cuenta lo anterior, y siendo conscientes de los déficits cognitivos que afectan a la mayoría de la población, es necesario llevar a cabo un entrenamiento del cerebro con el fin de mejorar la reserva cognitiva y prevenir su deterioro. ¿Cuál es el objetivo? Un envejecimiento saludable.

¿Cómo se lleva a cabo el entrenamiento cognitivo?

Nazaret afirma que el primer paso es la realización de una evaluación neuropsicológica que permita conocer las características del sujeto. Así, se valorarán sus fortalezas y debilidades. Tras esto, se elabora una variedad de ejercicios que estimulen la habilidad mental de la persona, impulsando su desempeño cognitivo. Este tipo de entrenamientos se acompaña de evaluaciones periódicas para conocer los progresos del trabajo realizado y las nuevas habilidades adquiridas.

Si bien es cierto que en edades tempranas la plasticidad cerebral es más pronunciada, el cerebro se desarrolla a lo largo de toda la vida. Por lo tanto, nunca es tarde para aprender.

Los beneficios de entrenar la mente

Cambios estructurales, fisiológicos, incluso aprendizaje de habilidades no entrenadas directamente, son algunos de los beneficios de este entrenamiento. Sus ventajas son especialmente percibidas por estudiantes con algún tipo de lesión cerebral, una maduración del cerebro más lenta, alumnado con Déficit de Atención e Hiperactividad o niños con autismo.

En 2009, alumnos de preescolar recibieron un programa basado en el entrenamiento cognitivo y los resultados reportaron una atenuación de los síntomas propios del TDAH. El trabajo cognitivo a través de la música también ha reportado beneficios en el ámbito lingüístico, emocional y conductual de los niños con autismo.

Todo esto no quiere decir que debamos centrarnos únicamente en los ejercicios dinámicos e interactivos dejando el aprendizaje memorístico de lado. El fin último es, más bien, acabar con el aprendizaje de lo que no se comprende y apoyar los “tres procesos básicos de la memoria: codificación, almacenamiento y recuperación”, tal y como señala Nazaret.

En definitiva, la aplicación de los conocimientos científicos en el aula puede dar lugar a importantes beneficios para los alumnos, pese a que esos caminos sean a priori inciertos. “Entrenar aquello que no se ve, para obtener cambios observables”.

 
 
cohete docentes decentes