¿Hablar inglés en casa?

¡Síguenos en nuestras redes sociales, consigue recursos exclusivos, participa en sorteos y entérate de las últimas novedades de la web!

¿Te ha gustado este artículo? ¡Dale a like y díselo a todo el mundo!

Queremos que nuestros niños sean bilingües, pero no sabemos muy bien cómo. Hablar inglés en el hogar es una buena forma de continuar el aprendizaje y asentar los conceptos aprendidos en la escuela. No obstante, no debemos de saturar a los más pequeños. Te presentamos algunos tips para poner en práctica y variar los estímulos relacionados con la interiorización de un segundo idioma.

Si bien es cierto que es más sencillo aprender otra lengua a una temprana edad, esto no significa que niños más mayores no puedan lograrlo. No obstante, se recomienda introducir este segundo idioma siguiendo un procedimiento adecuado al niño y a su edad.

Siguiendo con el método de aprendizaje dinámico que ya hemos mencionado en otras ocasiones, una buena estrategia es enseñar a través del disfrute y la diversión. Así, los niños desearán la llegada de una nueva clase y nosotros también.

Paciencia

La resistencia inicial es normal. Dificultar la comunicación del niño en el hogar con el empleo de otro idioma diferente al materno puede ser muy frustrante para ellos. Si el aprendizaje se enfoca de una forma adecuada, terminará por ser una nueva aventura por descubrir.

La paciencia debe ser aplicada a los niños y a los padres: Una presión continua no servirá de nada. Debemos entender que solo lograremos bloquear las mentes de los más pequeños y mermar la capacidad de aprendizaje. El cerebro puede necesitar semanas para procesar la información, ordenar los nuevos conceptos y estar listo para expresarlos.

Entonces, ¿cómo? A continuación, te dejamos algunos consejos para que puedas introducir el nuevo idioma en el entorno habitual del niño.

Ver la televisión en el nuevo idioma

Escoge sus dibujos preferidos, incluso capítulos que se sepan de memoria. Así, comenzarán por ver y escuchar, y terminarán por relacionar conceptos y entenderlos.

Relacionarse con el entorno

Ahora describir elementos en otra lengua es un reto, pero pronto será un juego más. Aprovecha la temporada de vacaciones para que se relacione con niños de otros países y se comunique en una dinámica de juego.

Lectura y juegos

Su tiempo libre puede ser igualmente útil para su aprendizaje. Leer, jugar, dibujar, disfrazarse, aprender canciones… Si estás introduciendo un hábito de lectura diario, es un buen momento para fortalecer el protagonismo del nuevo idioma.

Dispositivos electrónicos

Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, es necesario un control del consumo mediático en el hogar para potenciar los efectos positivos de la tecnología y minimizar los negativos. Partiendo de esto, el mero hecho de configurar el dispositivo en otro idioma ya es un comienzo. ¿Juegos en inglés? ¡Allá vamos!

Participa en su aprendizaje

Procura que el niño no se sienta solo, interaccionar y participar en sus actividades hará que se sienta motivado. Además, será un momento perfecto para refrescar el idioma en compañía.

Como vemos, hablar durante 24 horas en una lengua diferente no es la única solución. Los métodos de aprendizaje y los tiempos de interiorización de conceptos son muy diferentes dependiendo de la edad, personalidad y capacidades del propio niño. Recuerda: Ten paciencia. ¡El día menos pensado te sorprenderá!

cohete docentes decentes